IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN INCLUSIVA

Tanto en la normatividad internacional como en la nacional, se hace énfasis en los derechos que todos los seres humanos tienen; entre ellos se incluye el derecho a una educación acorde con las necesidades que cada uno tiene.  Para ello se han postulado lineamientos que permitan alcanzar una educación inclusiva que tenga en cuenta todas las necesidades de los estudiantes, incluyendo aquellos que presentan alguna discapacidad y/o talento excepcional.  Una educación inclusiva que considere las necesidades de todos los niños y jóvenes, debe llevar a una verdadera inclusión social y laboral con el fin de lograr una vida digna.    

Aula inclusiva (foto de http://www.atzegi.org/)

La concepción de la educación inclusiva parte de la equidad, donde todos los niños y jóvenes tienen derecho a una educación de calidad, con un enfoque colaborativo que se centra en el ser.  De esta manera, todos pueden tener acceso a la educación que les permita prepararse para la vida activa.  Se busca que todos los niños y jóvenes, incluyendo aquellos que tienen alguna discapacidad y/o talento excepcional no reciban una educación segregada sino en instituciones que reconozcan las necesidades de todos y busquen su desarrollo y aprendizaje al máximo de su potencial, independientemente de su condición.  Al mismo tiempo, se busca que todos los niños y jóvenes se eduquen en un medio social diverso que respeta las diferencias sin ningún tipo de exclusión.  Finalmente, una educación inclusiva que prepare a todos para la vida laboral activa tiene ventajas económicas porque todos podrán contribuir al desarrollo de su propia sociedad.

Diversidad en la comunicación (foto de www.vanguardia.com)

Para una inclusión educativa exitosa se requiere, además de un personal de apoyo formado en el trabajo con población diversa y vulnerable, de una importante sensibilización y capacitación del personal docente que trabaja con los estudiantes día a día.  Sin una adecuada sensibilización de las necesidades que todos los estudiantes tienen, incluyendo aquellos con necesidades educativas especiales, los maestros no van a desear tenerlos en su aula.  Esta sensibilización también debe incluir el reconocimiento de sus derechos, en especial el derecho a la educación.  Además de sensibilización, es necesario darles a estos educadores las herramientas que requieren para el trabajo diario con esta población.  Sólo con los conocimientos y habilidades apropiados, los profesores podrán ofrecer una educación de calidad a todos sus estudiantes, tanto a los que presentan NEE como a los que se consideran “normales”, quienes también tienen derecho a una educación de calidad.

Para poder cumplir con la normatividad relacionada con la población con necesidades educativas especiales, se requiere de un esfuerzo decidido del Estado y de las instituciones educativas.  De otro lado, las familias de los niños y jóvenes con discapacidad y/o con talentos excepcionales, deben ser concientizadas de sus derechos para que conozcan la legislación existente y exijan el cumplimiento de sus derechos e inicien cuando sea el caso, las acciones necesarias bajo una asesoría legal.  De esta manera se podrá lograr una verdadera inclusión educativa, social y laboral.

Etiquetas: ,

Los comentarios están cerrados.